Ko je Federiko Dias-Granados (Federico Díaz-Granados) - Reflejo časopis

Reflejo logo

Que Pasa Društvo Hispanista
Ko je Federiko Dias-Granados (Federico Díaz-Granados)

Literatura

Ko je Federiko Dias-Granados (Federico Díaz-Granados)

Čitavoj književnoj publici Refleha koja iz dana u dan raste, predstavljamo još jedan deo savremene poezije na španskom jeziku. Nakon što smo sa vama podelili dela Španaca, Argentinaca i Meksikanaca, vreme je da se osvrnemo i na voljenu Kolumbiju koju ne smemo zanemariti.

Federiko Dias-Granados (Federico Díaz-Granados) je bez sumnje jedan od najreprezentativnijih predstavnika američke savremene poezije. Autor vise od 10 zbirki pesama i sadašnji direktor Biblioteke osnivača moderne gimnazije, Dias-Granados nam pruža mogucnost da našim čitaocima predstavimo pet izvanrednih pesama koje morate pročitati.

Ovog pesnika odlikuju introspektivni stihovi kojima naglašava važnost pojmova poput: vremena, nade, ljubavi, čežnje, odsustva i svi oni u zajedništvu sa rečju koja, ne samo da ih povezuje, vec i definiše pesme koje danas predstavljamo: Melanholija.
Bez daljeg odlaganja, ostavljamo vas sa prvim primerom poezije ovog Kolumbijca.
 
“Es acá donde sucedo
sin aduanas ni requisas
ni adioses a destiempo”
                                                                                              
Federico Díaz Granados
 
 
 
 
 
 
 
 
HOSPEDAJE DE PASO
 
Nunca he conocido a los inquilinos de mi vida.
No he sabido cuando salen, cuando entran,
en qué estación desconocida descansan sus miserias.
Las mujeres han salido de este cuerpo a los portazos 
quejándose de mi tristeza,
en algunas temporadas se han quejado de humedad
de mucho frío, de algún extraño moho en la alacena.
 
Se marchan siempre sin pagar los inquilinos de mi vida
y el patio queda nuevamente solo
en este hotel de paso donde siempre es de noche.
 
 
 
 
 
NOTICIA DEL HAMBRE
 
Me habita el hambre. Y todos me lo dicen.
No es el miedo ni la duda
apenas un ritmo intacto que no toca con su sal la orilla.
Es el hambre, quizá un leve testamento
o esta insistencia en destruir la casa
y renovar la piedra en sueño.
 
Es poco lo que recuerdo de mi a esta hora, el disperso,
el que a la intemperie es un poco de hierba,
una palabra sin traje con olor a otras tierras
y que mira con cara de extranjero todas las prestadas alegrías.
 
Llega el hambre con su mismo azar y su idéntico augurio.
La lluvia está debajo de la carne
y pocas cosas recuerdan al viejo amor
que ya no cuenta.
 
Es el hambre. Y todos me lo dicen.
No es el leve testamento ni la tristeza de las noches.
No es la poesía
ni la música que traduce el tiempo.
 
Un poco de hambre
y el cansancio de llenar la estantería de ausencias.
 
 
 
 
 
PEQUEÑO NOCTURNO
 
¿Ese temblor que pasa es la vida?
¿Y ante qué soledad es que hoy canto?
 
No sé de dónde provienen esos ruidos que en la noche asustan:
la caja de fósforos
las cosas que se cambian de lugar y no aparecen.
 
Suponemos que todo esto es el mundo 
enormes colecciones de tristezas, llaveros y estampillas de mares lejanos.
 
Es acá donde sucedo
sin aduanas ni requisas
ni adioses a destiempo.
 
 
 
RETORNOS
 
No creo en retornos
pero este amargo corazón de casas viejas y calles rotas
late en cada regreso
sin gestos ni ademanes
y sabe que el mundo es un mal lugar para llegar
 
Y se regresa a escribir un poema que trate de una muchacha en un aeropuerto 
que espera un avión de quién sabe dónde
o escribir sobre la carta que nunca recibí aquel sábado
escuchando el viejo casette con mis nostalgias favoritas
o sobre los versos robados a Salinas, Borges, Walcott
y las tardes de sol en el estadio de fútbol
 
No creo en los regresos 
pero este seco corazón de otros días canta a destiempo
sobre el cielo que quema el nombre que una mujer que amé
 
No creo en retornos 
pero mi vocación de viajero hace, que siempre que parto hacia la intemperie en el mundo
deje, como en mis días de boy scout, piedritas y migas de pan
para no perder el camino de regreso a tu cuerpo.
 
 
 
ENCUENTROS
 
Si te estrellas de frente con mi corazón
no huyas y no  intentes borrar tus huellas dactilares
tampoco lo dejes por ahí a merced de algún desprevenido transeúnte
y no lo escondas, como al hijo torpe, de las visitas.
 
Si lo ves mordido en los bordes como un viejo borrador de la primaria
somételo a una calle de lluvias y remates
Alguien se encartará con tan pesado encargo lleno de canciones incendiadas
y viejas vajillas en deshuso
Alguien lo agitará queriendo oír alguna voz 
como quien golpea durante horas una casa vacía .
 
O si lo llegas a ver entre mis ruinas déjalo en la calle.
que este corazón de prisas y tardanzas siempre se acomodó mejor a la intemperie.
 
 
Federiko Dias – Granados (Federico Díaz-Granados) pesnik, esejista i kulturni popularizator, rođen je u Bogoti 1974. godine. Objavio je zbirke poezije: “Glasovi vatre” (1995); “Kuća vetra” (2000) i “Smeštaj u prolazu” (2003). Objavljene su i tri antologije njegove poezije: “Album od pozdrava” (2006), “Poslednja noć sveta” (2007) i “Zaboravljeni sati” (2010). Priredio je antologiju nove kolumbijske poezije “Tamna je pesma kiše” (1997), “Popis podzemnog osvetljenja” (2001), “Dvanaest mladih kolumbijskih pesnika” (1970-1981) i Antologiju savremene poezije Meksika i Kolumbije (2011). Koautor je “Prostrane bašte” (Antologija mladih pesnika Kolumbije i Urugvaja 2005). Godine 2009. dodeljena mu je stipendija “Alvaro Mutis” u Utočistu Sitlaltepetl u Meksiku.  Objavio je 2012. kompilaciju pod naslovom “Poezija kao amajlija”. Direktor je Biblioteke osnivača moderne gimnazije, i njenih dnevnih dešavanja.
 
 
Autor teksta: Havijer Gutjeres Losano (Javier Gutiérrez Lozano), prevod: Kristina Vujičić
Autor fotografije: Federico Díaz-Granados

Autor teksta: Havijer Gutjeres Losano (Javier Gutiérrez Lozano, prevod: Kristina Vujičić)

Autor fotografije: Federico Díaz-Granados